El Elefante que habla coreano



Aunque pueda llegar a parecer mentira hay animales que hablan. El caso más conocido está en los loros o los periquitos, que son capaces de repetir lo que oyen, pero la historia no queda ahí y hay un elefante asiático, en Corea del Sur, que puede pronunciar palabras en coreano como ‘sí’, ‘hola’ y ‘siéntate’. ¿Cómo ha podido llegar a pasar esto? Koshnik, el paquidermo, vivió durante su infancia en un zoo, donde solía tener contacto con personas y, a juicio de los expertos, es la razón que explicaría este comportamiento. Según los investigadores, la imitación vocal ha evolucionado significativamente en muchas especies, lo que les ha permitido aprender y transmitir sonidos complejos, como hacen también los pájaros con su canto.

Así las cosas, la revista científica ‘Current Biology’ publica el caso del elefante que puede imitar el discurso humano pronunciando palabras en coreano. El animal vocaliza las palabras situando su trompa dentro la boca, lo que le permite modular la forma del tracto vocal durante la fonación. Este comportamiento del elefante sorprendió especialmente a los científicos porque estos animales tienen el labio superior unido a la nariz, lo que da forma a la trompa. De este modo, la capacidad de redondear el labio, que es imprescindible para pronunciar fonemas vocálicos como la /u/, les resulta imposible. “El discurso humano tiene básicamente dos aspectos, tono y timbre”, explica Angela Stoeger, de la Universidad de Viena y coautora del estudio. Sorprendentemente, Koshnik es capaz de imitar el tono de voz de sus entrenadores. Los científicos aseguran que es algo muy extraño “teniendo en cuenta las diferencias de tamaño y de tracto vocal entre el elefante y los humanos”, comenta Stoeger. Según explican, estudios anteriores han dado muestras de la capacidad de imitación vocal que tienen elefantes africanos y asiáticos.

Algunos paquidermos de África han llegado a copiar los sonidos de los motores de los camiones, mientras un elefante asiático de un zoo de Afganistán era capaz de imitar sonidos en ruso y en kazajo, aunque este caso no se ha investigado científicamente. Koshnik es capaz de copiar los sonidos humanos y producir palabras en coreano perfectamente reconocibles como annyong (hola), anja (siéntate), aniya (no), nuo (túmbate) y choah (bien). Con todo ello, el estudio concluye que el cerebro del elefante es capaz de transferir información detallada entre los centros auditivos y las regiones de planificación motora, entre las que se encuentran las regiones de planificación motora, como los músculos de la trompa. A todo esto habría que añadirle que en el caso de los elefantes machos, estos suelen producir sonidos en épocas de explosión de testosterona, donde mantienen un comportamiento muy agresivo, si bien Koshnik imita los sonidos a lo largo del año y no sólo durante esa etapa. Esto podría explicarse atendiendo a la experiencia juvenil del animal. Eso sí, los científicos hacen hincapié en que esto “no significa que el animal sepa lo que está diciendo ni que realmente quiera decir eso”.

source

About The Author
-

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>